The king of Kong: A fistful of quarters (crítica)

El rey mono

Los videojuegos y el cine son artes hermanas. Ambas utilizan mecanismos audiovisuales -aunque basados en lenguajes diferentes- para tratar de emocionar o divertir al gran público, ya sea de forma activa o meramente pasiva. A pesar de ello, la relación fraternal que mantienen estas disciplinas nunca ha sido demasiado buena. Desde la reciente Assassin’s creed (Justin Kurzel, 2016) hasta la bochornosa Super Mario bros. (Annabel Jankel y Rocky Morton, 1993), las películas basadas en licencias famosas del mundo del juego electrónico han padecido siempre el mismo problema: se alejan del espíritu original, ya sea simplificando en demasía su trama o añadiendo nuevos ingredientes que no hacen sino desmerecer el resultado final. Por suerte, algunas honrosas excepciones consiguen escapar de la imagen de subproducto cinematográfico, como es el caso del documental que nos ocupa: The king of Kong: A fistful of quarters.

Seth Gordon, realizador curtido en televisión estadounidense (donde ha dirigido episodios de series como Parks and recreation, Breaking in o The Goldbergs), nos presenta la épica rivalidad entre Billy Mitchell, artífice de la máxima puntuación mundial de la recreativa Donkey Kong (Nintendo, 1981), y Steve Wiebe, quien aspira a sobrepasar dicho récord. Una historia de superación y lucha contra el orden establecido que evoluciona de forma magnífica gracias al estimable guion firmado por el propio Gordon.

Steve Wiebe supervisado por Walter Day, prestigioso jurado en competiciones de videojuegos y amigo íntimo de Billy Mitchell

The king of Kong aborda una subcultura, la de la élite de los salones recreativos, apenas explorada con anterioridad en el séptimo arte. Para ello utiliza los elementos básicos de la narración clásica: la cámara como narrador observador, un héroe enfrentado a su antagonista y el suspense como fundamento impulsor del relato cinematográfico.

Gordon utiliza de forma efectiva encuadres y movimientos de cámara poco ortodoxos, amén de gran cantidad de imágenes de archivo. El montaje, realizado por él mismo, se manifiesta enérgico y dinámico, con el particular ritmo de un arcade de los años ochenta. La competitividad entre Mitchell y Wiebe queda remarcada gracias a la banda sonora, en la cual encontramos célebres temas vinculados al cine deportivo de los últimos treinta años, como You’re the best around de Joe Sposito (The karate kid) o Eye of the tiger de Survivor (Rocky III).

Billy Mitchell, uno de los mejores videojugadores de todos los tiempos, fue también la primera persona en conseguir una partida perfecta (3.333.360 puntos) en el clásico Pac-Man en 1999

No pretende ser Seth Gordon un espectador neutral de la batalla que nos presenta en The king of Kong. Billy Mitchell, quien en primera instancia se nos revela como un hombre hecho a sí mismo en la tierra de las oportunidades, pronto es modelado como un antiguo héroe que ha vivido en la cima el tiempo suficiente como para verse convertido en un villano. Steve Wiebe, por su parte, es reflejado como un hombre modesto, familiar, un eterno perdedor que aún sigue peleando por alcanzar sus sueños de juventud. Alguien con el que resulta sencillo empatizar. Cabe destacar que Wiebe ha seguido colaborando con Gordon, realizando diferentes cameos en cintas como Four Christmases (Como en casa en ningún sitio, 2008) o Horrible bosses (Cómo acabar con tu jefe, 2011) y en series de televisión como Marry me (2014-2015).

Quizá un inicio confuso, poco contextualizado, pueda suscitar el recelo de aquellos espectadores ajenos al universo del videojuego. Superados los primeros minutos, nos encontramos ante un filme francamente entretenido, repleto de pintorescos personajes (cuesta imaginar que, fuera de la pantalla, exista alguien tan pagado de sí mismo como Billy Mitchell) y con un formidable duelo entre dos carácteres antagónicos enfrentados por la corona del rey mono.

El 5 de mayo de 2016, Wes Copeland lograba 1.218.000 puntos en Donkey Kong, superando holgadamente las marcas de Mitchell y Wiebe

FICHA TÉCNICA

Título: The king of Kong: A fistful of quarters

Año: 2007

Duración: 83 min

Nacionalidad: Estados Unidos

Director: Seth Gordon

Guion: Seth Gordon

Reparto: Documental

Productora: LargeLab

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s